Gestión de Inventarios Priorizados

por / Viernes, 07 abril 2017 / Publicado enMaterial complementario

En un blog anterior, hablamos de la priorización con la metodología AHP. Se supone que a ese momento, ya sabemos priorizar el  inventario. La pregunta es ya lo priorizamos, ¿qué vamos a hacer con el? ¿qué hacer con un inventario, que ahora está priorizado. Que variables son las que debemos jugar con un inventario priorizado.

Un inventario priorizado nos sirve para definir varios elementos.  El primero son los niveles de cobertura, o los niveles de servicio que demos esperar. En otro blog, en el que hablamos de inventarios, de inventario de seguridad, hablamos de los niveles de los inventarios y cómo los niveles de servicio afectaban el inventario de seguridad.

Los niveles de servicio esperados para los productores A, B o C, son diferentes. Típicamente para los productos A, se necesita un nivel de servicio mucho mayor en productos A, podemos encontrar la leche, y este tipo de cosas que si el cliente va a un supermercado, o va nuestra tienda, o va a nuestro almacén y no encuentra, va a salir defraudado y probablemente termine totalmente la compra. Los productos B, tiene un nivel de exigencia un poco menor y por último los productos C, donde el  mismo cliente entiende que la irregularidad del producto, el bajo nivel de compra, no le permite una palanca de negociación muy grande, nos da la posibilidad a nosotros de manejar marginalmente unos niveles de servicio, ligeramente menores.

Esto se traduce en efectivo liberado para nosotros, y por supuesto sostenibilidad de nuestra empresa, y como hemos afirmado en varios videos, la sostenibilidad nuestra empresa, es el ladrillo que soportan la sostenibilidad del planeta. Entonces es la primera razón, para precisar inventarios o lo primero que podemos lograr con un inventario priorizado, es tener diferentes niveles de cobertura de los productos que son de tipo A,B o C.

Lo segundo que nosotros obtenemos una vez tengamos priorizado nuestro inventario, es el nivel de control, diferencial, que tenemos sobre ese inventario. No se controlan igual, los productos tipo A, de alta rotación, de alto movimiento, de alto volumen, que productos tipos C, que típicamente están quietos. En ese blog, en el que hablamos de priorización con AHP,  hablamos de dividir, 4% 16% y 80 por ciento en A, B y C. Y el objetivo de eso es poder determinar, cuántas revisiones de inventario hacemos en un período específico de tiempo.

Típicamente, sujeto a las condiciones, digamos más comunes encontradas en las empresas, yo sugiero que los inventarios tipo C, sean revisados dos veces al año: una en un inventario de cierre de año y una vez, haciendo barridos aleatorios de referencias durante todo el año. Una referencia será entonces contada aleatoriamente una vez, y una vez más en el inventario de cierre de año. Los inventarios tipo B o los productos tipo B, creemos que debían ser contados, entre dos y cuatro meses, una vez por cada 2 ó 4 meses, es decir que estos productos van a ser contado alrededor de seis veces, siete veces, cinco veces, ok. Los productos tipo A, los que más rotan, los más importantes, los que más duro impactan a mi cliente, debía ser contados una vez al mes, en inventarios aleatorios, más, una vez, que se les gran inventario general de fin de año. Esto nos da trece inventarios de control.

De esta manera, no sólo apostamos a tener unos niveles de inventarios reducidos, sino que tenemos una mayor supervisión, una mayor vigilancia, un mayor control sobre nuestros inventarios, y garantizamos que esos recursos, que son valiosos para nosotros, no desaparecen. Si nuestra empresa es sostenible, nuestro planeta sostenible. Gracias.

Deja un comentario

SUBIR